miércoles, 26 de marzo de 2008

Relegada de ti.


Como huellas en la arena, se desvanecen en ti las anécdotas, como retratos de infamias, permanecerán, tal vez en ti, estas palabras; sin embargo, ineludiblemente, trato de buscar de nuevo fuerza, en cada respiro y palabra, en cada susurro y en calma, como si delimitase veraces instancias, en el umbral sobre el que te pedí, en sueños, ser la portadora de aquellos sentires en los que absorta permanezco cuando te pienso.

La nostalgia desgarra mi tez, lagrimas corroen la marginación de mi oprobio; pues, cruentamente, postrada ante ti me encuentro, gritándole al silencio que en su abstinencia jamás te enajene, para así inherente a la verdad de mis palabras… tenerte, atiborrándote del cariño que reboza de mis impunes brazos; despojos ornamentados de sublimes encantos. Permito que los flagelos del viento desgajen mi cuerpo; mientras, voces en la lejanía susurran entre ecos, que te pierdo. Tan efímera como forzadas sonrisas, han de tornarse aquellas instancias que carcomen el tiempo, al hacerlo cada vez mas etéreo y maltrecho; -¡No te sumerjas en el vacio de tu desconcierto! ¡Cree en mí, mi querido pétalo!-.

Prorrumpidos vendavales tienen la dicha de tu piel acariciar, ¿podré al igual que ellos, susurrar sobre cada poro de tu ser, lo que siento? ¡Rompe la inercia de tus labios! ¡Confiesa lo que callas!

-¿Debo llorar para que entiendas que todo ha sido real?- Contemplo tu recuerdo en la calidez de cada soplo, bajo el rocío de la perfección del alba que te marchita, al exiliar de tu vida los arrobos que te aclaman entre carmesíes tersos, entre fraguas y desvelos.

Tragedias agridulces e indecisas son las protagonistas de nuestras tretas. Toda frase inhóspita se torna ante la bajeza de esta afrenta caudal de líneas; ¡Tan sublimes!... ¡Tan viles!; ¡Tan puras!... ¡Tan indescifrables!
Conversaré con letargos. Me arrullaré en el regazo del suplicio. Le cantaré a la faena de tu indiferencia, aquella prosa que tarareas con ironía. Continuaré siendo, anhelante masoquista.

Nítida en mi mente te encuentras, como si tu rostro estuviese dibujado sobre el lienzo del tiempo, como si tu sinuosa silueta fuese la desembocadura de éstas letras, como si tus ojos fuesen alguna espesa gama de estrellas perdidas en la incertidumbre de su reproche. Eterna y titilante; inmaculada… argentada. ¡Resplandece, mientras crees!

Temerosa de perderme en el sendero de tus labios, recorro las distancias del tiempo, forjando nuevos confines presididos por albores de miedos, impregnados de incesantes sentimientos que mueren al ser ciertos… acoplándose al fervor cautivo en algún horizonte sin retorno.

Anhelante o furtiva. Soñadora o noctívaga. ¿Qué podré ser? Relegada de mi devoción... relegada de ti.


--------------------------------------


Padeciendo la letania de quien solia ser la musa de mis lineas, me encuentro. Mis creaciones literarias han perdido su fuerza; ahora, enteramente simples, son. Empiezan a extinguirse las palabras, en mi son ineludiblemente escazas. ¿Cuando piensas devolverme aquella inmensa gama de metaforicas connotaciones? ¿Cuando las traeras con el brillo del impetu que caracteriza tu presencia?

Flagelada en tu ausencia, tratando de divisarte entre las estrellas...

Espero plasmar, de nuevo, lineas verosimiles y vehementes... tratando de relegar la secuela que ha dejado en mi, su ausencia. Hasta pronto... ^.^.

3 comentarios:

Matias dijo...

Despues de leer tu creación una gran tristeza irrumpio en mi corazón ya que aquello que haz perdido es muy valioso, asi que es mi anhelo que lo recuperes pronto y que tu esfuerzo e ímpetu sea finalmente retribuido.
Ahora, me cuesta creer que se te hayan acabado las palabras, dices que tus creaciones ya no tienen fuerza, por lo que mi preocupación es aun mayor, ya que en mi humilde pero sincera opinión, tu prosa califica entre las mejores.
Es mi deseo que recuperes las palabras, para que sigas maravillando a los lectores ^^
Que estes bien, te cuidas y nos vemos, bye.

Verdeazul dijo...

Me encanto lo que escribiste, considerame tu gran admiradora de tus palabras cargadas de sentimiento e impetu!

LLegaras muy lejos, loquita!! ;) Se te quiere muchisimo

Grecia Carrillo dijo...

el mundo no se derrumba por la falta carnal de una persona... la puedes tener en tu recuerdo y seguira viva como en aquellos momentos que compartieron juntos....

un abrazo mi querida hada de un bosque encantado...